Iniciar sesión 
Propietarios
19 alojamientos rurales disponibles en León
seleccionados especialmente para ti

Casas rurales Leon .net

0 de ellos me encantan Favorito
Vive el turismo rural

Alto Bernesga, Reserva de la Biosfera añorada

La riqueza natural y biodiversidad del Alto Bernesga, es excepcional, idónea para el senderismo, los deportes náuticos y de riesgo


Otros destinos:

Casas Rurales en Alto Bernesga ()

SSSS
Entre Valles ****
No me encanta
Benllera - León
TipoCasa Entera
Capacidad4
SituaciónAislada
AccesibilidadNo
MascotasNo
Desde 21€*
Teléfono639.546.562 - 666.256.951

(*) Precio por persona y noche calculado en base a la tarifa vigente en fin de semana y temporada baja


 

Alto Bernesga, Reserva de la Biosfera añorada

Desde 2005 las 33.442 ha del Alto Bernesga están declaradas Reserva de la Biosfera en un territorio de la montaña central leonesa que pertenece a dos municipios: Villamanín lo forman 19 pueblos y ocupa la mitad norte de la Reserva, mientras que el término municipal de La Pola de Gordón con sus 17 pueblos se despliega por la mitad sur.

La totalidad la zona principal o nuclear de la Reserva está incluida dentro del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Montaña Central de León. Además, dos de sus zonas están dentro de dos Áreas Importantes para las Aves (IBA): IBA Babia- Somiedo (zona núcleo Chagos) e IBA Sierras centralesde la Cordillera Cantábrica (zona núcleo Casomera). La zona tampón es la zona de mayor extensión de toda la reserva, contiene elementos destacados como el Faedo de Ciñera (premio 2008 al “Bosque mejor cuidado” otorgado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la ONG “Bosques sin fronteras”), los encinares relictos del valle de Huergas y Llombera, catalogados como Punto de Interés Biológico (PIB). La geología y, en especial, la paleontología, son excepcionales en este territorio, son alrededor de veinte Lugares de Interés Geológico (LIG), donde el Carbonífero y el Devónico arrecifal aglutinan el mayor número de yacimientos. Por último, la zona de transición contiene todos los núcleos de población de la Reserva, las infraestructuras y las industrias.

Pastizales de alta montaña en los riscos, canchales y puertos de montaña, robledales, hayedos, bosques ribereños eurosiberianos de sauces y chopos; destaca la presencia de formaciones vegetales endémicas como los bosques de sabina albar y los encinares. En cuanto a la fauna, merecen mención especial las aves, algunas de las cuales están en peligro de extinción como el milano real, el alimoche, el halcón peregrino y el águila real.

Además de la diversidad de flora y fauna, la Reserva también tiene un gran valor paleontológico, debido a los yacimientos de fósiles de fondo marino del Devónico. Esta riqueza contribuye a que el Alto Bernesga sea foco de atracción de investigadores y estudiantes de distintos lugares que visitan estos yacimientos únicos, ya que en el mundo sólo existen tres de similares características, y no son tan accesibles

El Río Bernesga, que da nombre a la Reserva, nace en la Cordillera Cantábrica y se enriquece con las aguas de la montaña de Arbás, perteneciente a la cuenca hidrográfica del Duero. Está fuertemente encajado en el relieve, dándole una forma íntimamente relacionada con la actuación de procesos fluviales a lo largo de los dos últimos millones de años.

Tradicionalmente, la zona ha sido ganadera; en la actualidad, existe un claro predominio de la explotación del sector minero-energético, seguido del comercio, ganadería, la agricultura ecológica y servicios. Las actividades humanas son sobre todo las relacionadas con la ganadería, que tiene una gran importancia en el mantenimiento del paisaje, con las tradicionales brañas, donde se encuentran refugios antiguos de incalculable valor cultural. Otras actividades a citar están vinculadas al el sector minero, estando la reserva dañada por las canteras y explotaciones carboníferas; sin embargo, los abundantes recursos naturales mitigan el daño realizado por estas actividades, así como de las actividades industriales en los entornos de Villamanín y la Pola de Gordón.

En los últimos años se observa una diversificación económica hacia el sector de los servicios y el turismo, favorecido por las múltiples posibilidades que ofrece esta zona del Alto Bernesga para el turismo rural y activo. Asimismo, pueden practicarse todo tipo de deportes de riesgo como la escalada (Cubillas, Fontún), esquí (Valgrande de Pajares), náutica (Embalse de Casares), montañismo, etc.

Y por supuesto hay que visitar el Centro de Visitantes de la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga, en Geras de Gordón, donde se pueden conocer los recursos más importantes del territorio, y el Centro de Interpretación del Clima de la Vid, único en Castilla y León.
 Escribe en nuestro muro (como invitado / iniciar sesión



Te quedan 255 carácteres

 

Restaurantes en Alto Bernesga

Contador de Visitas